Test de realidad: test de las manos

Hoy te voy a explicar otro test de realidad. En realidad podrían ser tres distintos pero todos tienen en común que hay que prestar atención a nuestras manos.

El primero de ellos consiste simplemente en eso, observar detenidamente tus manos de vez en cuando. Esta técnica fue popularizada mundialmente por Carlos Castaneda en sus libros dedicados al chamanismo, a los diferentes estados de conciencia y a los sueños en particular. Yo no soy un fan de Castaneda pero tengo que reconocer que sabe arrastrar al lector con su forma de escribir, realmente sus libros son atractivos, pero yo no los recomendaría como manuales o guías para tener sueños lúcidos. Digo esto porque el exceso de fantasía de estos libros hace que sean muy entretenidos y muy inspiradores, pero a la vez, poco fiables. Por eso te los recomiendo como lectura para sumergirte y ayudarte a pensar más en los sueños. Si consiguen eso, no es poco.

En uno de sus libros se explica que observar tus manos puede ayudar a alcanzar la lucidez y una vez alcanzada a elevarla considerablemente. Muchísimos soñadores reportan que el método funciona. Uno de los más famosos usuarios y promotores de este método es Rober Waggoner, autor de varios libros sobre los sueños lúcidos. Siempre cuenta que tuvo su primer lúcido en la adolescencia tras leer a Castaneda y recordar mirar sus manos en el sueño.

Tras tomar la costumbre de mirar sus manos con atención de vez en cuando durante el día, las personas que utilizan esta técnica se encuentran con que hacen esto mismo durante los sueños, y entonces descubren que están en un sueño. Y lo hacen porque se dan cuenta de que sus manos tienen algo de extraño. La lista de cosas raras que la gente ha visto en sus manos descubriendo que están soñando es muy larga: pocos o demasiados dedos, dedos deformes, manos gordas, huesudas, manos que brillan, con pelo, arrugadas, manos de niño, manos de diferente tamaño, manos líquidas…. Y muchas cosas más. Es por esto que si realmente te fijas y tu sueño quiere ayudarte es muy difícil parar por alto estas cosas. Eso si tienes suerte. Porque el cerebro naturalmente es perfectamente capaz de simular tus propias manos perfectamente bien. De hecho hay pocas cosas que estén más a la vista constantemente que nuestras propias manos. Por ello, habrá muchas veces que te mires a las manos, las veas perfectamente normales y concluyas que no estás soñando… de forma equivocada. Personalmente tengo que decir que no he hecho nunca este test de realidad, pero sí que he hecho la prueba muchas veces una vez alcanzada la lucidez de mirarme las manos.

La variante más conocida de esta técnica consiste en intentar atravesar con suavidad la palma de una mano con el dedo índice de la otra, creyendo que vas a ser capaz de hacerlo sin encontrar ninguna resistencia. Pensando que tu mano va a tener la consistencia de un líquido. Si de hecho estás soñando podrás hacerlo fácilmente, y ya te aviso que la primera vez es una sensación sorprendente. Igual que el test de taparse la nariz, éste tampoco necesita ningún elemento externo, y también puede hacerse en la oscuridad. En público puede hacerse con bastante discreción, es muy fácil de aplicar.

Y la última variante también muy conocida pero más difícil de hacer es intentar atravesar una pared o cualquier otro objeto con la mano. Igual que antes, suavemente, esperando que la pared tenga una consistencia parecida a un gel o a un fluido. Funciona exactamente igual que la de la mano, pero no se me ocurre una razón convincente para utilizarla. Es mucho más sencillo y más práctico utilizar nuestra propia mano como pared.

Quería recordarte que los test de realidad para que tengan una remota probabilidad de funcionar tienen que ser hechos con atención. Si los haces constantemente, rápido y de cualquier manera lo único que conseguirás será que la gente piense que tienes un trastorno obsesivo compulsivo y a cambo conseguirás cero sueños lúcidos.

No te quejes después de que nadie te avisó… 🙂

Un comentario sobre “Test de realidad: test de las manos

Agrega el tuyo

  1. El test de las manos en mi caso es el mejor test e infalible. Cuento los dedos y nunca son 5 o hay deformidades, uso esta comprobación de realidad desde los años 90. Como todo, hay que entrenarlo durante la vigilia para recordar hacerlo durante el sueño.

    Estupendo blog, enhorabuena. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: