Las leyes de los sueños lúcidos

En el mundo hay dos tipos de leyes que nos limitan constantemente, y de una forma inmisericorde:

Leyes Físicas:

Éstas son las que son, poco podemos hacer para evitarlas. Nuestros cuerpos están formados por átomos. El agua moja, los principios de la termodinámica aplican aquí, en Australia, en Plutón y en otras galaxias, y los cabezazos contra las paredes duelen…

Leyes Sociales:

Las leyes sociales son mucho más flexibles, en el sentido de que aunque no podemos ignorarlas, es verdad que no son constantes a lo largo y ancho del planeta. Hay sociedades donde tomar alcohol está mal visto o incluso está prohibido o restringido, y otras donde te miran mal si no te tomas una copa. En algunas sociedades es de muy mala educación el contacto físico y en otras lo normal es saludar a un desconocido que nos presentan por primera vez con uno, dos, o tres besos. Las normas sociales son variables. Ahora bien, dentro de un entorno determinado son bastante fijas. No es fácil saltárselas, pueden tener consecuencias desagradables.

En los sueños lúcidos: Libertad absoluta

En el mundo de los sueños lúcidos estas leyes dejan de aplicar. Totalmente. En el momento en que entras en un sueño lúcido te estás moviendo en un universo sin ley. O mejor dicho, el Universo entero obedece tus leyes. Si quieres que tu cuerpo se alargue y se encoja sin límites, puedes hacerlo. Mejor aún, ¿para qué necesitas un cuerpo? Olvídalo. ¿Quieres atravesar paredes? Adelante. ¿Volar? Ah, volar… no sin razón es una de las primeras cosas que hacemos cuando tenemos sueños lúcidos. La sensación de libertad es tan asombrosa… Por no hablar de los viajes en el tiempo. ¿Te gustaría visitar el Imperio Romano? ¿Hablar con Galileo? Adelante…

Eso respecto a las leyes físicas.

Pero me atrevo a decir sin remilgos que las leyes que se rompen con más satisfacción y placer son las leyes sociales. ¿Quieres portarte mal? 🙂 Piensa por un momento, imagina que vas caminando por la calle, hacia la universidad, o al supermercado, o a recoger el coche del taller. Imagina que de pronto tienes un golpe de lucidez y te das cuenta de que no hay leyes. Ninguna. Eres libre de hacer lo que más te apetezca en ese momento. Nada malo puede pasar. ¿Qué harías? Abre los ojos, mira a tu alrededor. Hay cosas, hay personas, es un un mundo enorme y sin restricciones, lleno de vida. Y es todo tuyo. Deja volar tu imaginación, rompe un par de leyes o tres. Sé travieso.

8 comentarios sobre “Las leyes de los sueños lúcidos

Agrega el tuyo

  1. Volar es mi manera de trasladarme en casi todos mis sueños, no siempre a la perfección. Atravesar paredes hace años conseguí, ir subiendo plantas de un edificio atravesando, aunque he de decir, que siento algo un poco molesto al atravesar. Cerrar los ojos me sirve. Es increíble este mundo, tengo que reconocer que en etapas de mi vida siento incluso adicción😌.

    Me gusta

    1. Lo único malo de que sea tan increíble es que cuando se lo explicas a alguien que no sabe lo que es no se lo creen, porque es increíble.
      ¿No te gustaría a veces gritarle a la gente a la cara: ¡¡¡no sabes lo que te estás perdiendo!!!?
      A mi sí, todo el tiempo 😀

      Me gusta

      1. Creo que la mayoría me cree, lo que ocurre es, que si no lo han experimentado no pueden ni imaginarlo. Mi amiga de la infancia me dijo hace unos años que ella también los tiene. Un hermano mío también los tiene.

        Me gusta

      2. Sí, hay personas que los tienen, claro, y también hay muchas que lo están intentando y les cuesta, por eso aquí estamos para intentar ayudar. Pero somos una minoría, claramente.
        Vuestro primer sueño lúcido fue espontáneo, o buscado? Una cosa que me gustaría saber y que no he encontrado la respuesta todavía es por qué hay gente a la que le resulta “fácil” tener sueños lúcidos y a otros les cuesta tanto. Parece claro que a quien ha tenido uno de pequeño le resulta mucho más fácil. Pero ¿por qué hay niños y adolescentes que tienen ese primer sueño lúcido y otros no? ¿Puede ser sólo una simple cuestión de suerte?

        Me gusta

  2. En mi caso, desde niña le di mucha importancia a los sueños.
    Recuerdo que me di cuenta de que soñaba lugares o situaciones que se repetían y yo en cada sueño tenia memoria de los anteriores. También recuerdo soñar con “un malo” y desear hacerme invisible y conseguirlo. Empecé por modificar (o al menos intertarlo).
    Anote muchos sueños por aquel entonces, cuando tuve Internet averigüe sobre ello, me compré un libro y desde siempre ha ocupado un gran lugar en mi, forma parte de mi desde que tengo uso de razón.
    A una gran mayoría nos educan pensando que “solo es un sueño” afortunadamente no es mi caso, al hacernos mayores dejamos de dar importancia a los sueños envueltos en nuestros asuntos que nos quitan el sueño.
    Yo los tengo a temporadas, a semanas, depende.
    También he decidido no forzarlos demasiado en la hora de la siesta ha tes de ir a trabajar, suelo tener interrupciones como mis perros ladrando y lo que me pasa es que oigo los ruidos externos pero me mantengo en el sueño, estoy como entre dos mundos y me levanto cansada. Tiene que haber silencio para poder tener un buen sueño lúcido.
    Y posiblemente si de niño te das cuenta que los tienes y no dejas de darles importancia,tengas más probabilidades de adulto.🙏

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, yo pienso lo mismo.
      Las siestas yo siempre con tapones, porque durante el día hay más jaleo. No solo tapan el ruido sino que además al oír mi propia respiración me duermo más rápido. Y oscuridad total a ser posible!
      Me alegro de que disfrutes de tus sueños lúcidos desde pequeña, gracias por tu comentario!

      Le gusta a 1 persona

  3. Antes que nada habré de comentar que desde pequeño me he entretenido desarrollando mi imaginación, una de las cosas que más anhelaba desde que estaba en kínder era volar así que me di a la tarea de aprender en sueños. Recuerdo que al principio me costaba mucho trabajo, entonces apenas aprendía a nadar por lo que al querer volar en sueños diría que nadaba en aire. De esa forma lo hice por varios años, el problema es que si dejaba de andar me “hundía” y pisaba tierra. Tarde varios años en aprender a volar sin tener que nadar, fue viendo la serie de Smallville supermán que lo conseguí y años más tarde aprendí a levitar. Así caminando por la calle de regreso a la escuela o en las canchas de la primaria solía imaginar como se vería el escenario si pudiera volar, lo rápido que llegaría a tal cual parte. Practicando sueños lúcidos llegue a lograr muchas cosas, desde levitar, caminar sobre el agua, respirar bajo ella, materializar motos tipo Tron, manipular la materia, convertirme en animales, controlar animales, el tiempo, telequinesia, hacer circuitos de mortales, contorsionar mi cuerpo en posiciones que ahora mismo me resultarían imposibles e incluso ser inmortal en el mismo sueño.
    Una vez que consigo aprender algo cuando vuelvo a tener consciencia del sueño ya he adquirido esa habilidad, mientras las condiciones psíquicas lo permitan claro, es decir, no dudar de que lo puedo lograr.
    Recuerdo que en un sueño mi gato me enseño a hacer telequinesia. Habré tenido como 14 años si mal no recuerdo. No hablaba, sólo la seguía a diversos lugares, ella movía algún objeto con la mente para mostrarme y enseguida entendía que debía hacer lo mismo. El proceso se repitió con objetos cada vez más grandes hasta llegar a la prueba final en un estacionamiento repleto de agentes de gobierno armados dispuestos a matarme por alguna razón, entonces recuerdo que levanté todo lo que había en ese piso incluyendo coches y cada individuo se golpeo tan fuerte con el mismo techo que callaron inconscientes. Desde entonces he podido hacerlo con objetos tan pequeños como pelotas de tenis hasta la estructura de acero de un edifico.
    Ahora les contare otro de mis sueños lúcidos:
    Estaba en lo que parecía ser la gasolinera de salida a Quiroga (Morelia, Mich.) y recuerdo que estaba esperando a alguien. Escuché que habían abierto la presa para desfogarla y que se venía una inundación. Fue así que la carretera cual creciente comenzó a convertirse en un río con una corriente feroz que podría llevarse cualquier trailer que tratará de cruzarlo. Se escuchaba el estruendoso ruido del cauce y seguía creciendo. Para ese momento ya sabía que estaba soñando y cómo estaba haciendo tiempo decidí entretenerme con él. Antes de hacer nada visualicé todo. Iba a caminar sobre el río y controlar las aguas.
    Nunca había caminado sobre un río con tal cause e imagine que si no lo hacía con seguridad me terminaría tragando por completo. Me quede absorto viendo las formas que hacía el cauce, parecían serpientes de agua deslizándose a toda velocidad hacia el interior de la ciudad. Ya lo había visualizado, mis pies se levantaron del suelo, me comencé a dirigir hacia el río. Apenas toque sus aguas, me situé en medio con la vista hacia la ciudad, comencé a elevarme hasta situarme a unos 8 metros sobre el río. Para ese momento ya sentía el río y la energía que fluía a través de el, veía la corriente como una composición de serpientes de agua deslizándose y siendo una sola convertida en un río. Extendí los brazos y sintiendo la gran masa de agua que estaba por mover, la comencé a elevar y así levanté dos columnas de agua simétricas; habrán medido unos 16 metros, al mismo tiempo que lo hice yo también me eleve, quería que fueran más grandes y para manipularlas tenía que estar a la altura. Una vez que tenía las columnas, que he de decir no eran prismas circulates sino que parecían serpientes sacadas del cauce, vigorosas, frotándose entre sí confinadas a la forma que mis manos les habían dado y que trataban de escapar sin éxito; las retuve un instante ahí mientras mis manos bajaron de nuevo y con más fuerza levante una masa todavía mayor de agua, el cielo crujió y convertí esas columnas en dos poderosos tifones. Había convertido aquello en una tormenta tropical, la brisa del agua completamente azul agitaba los árboles a su alrededor y seguía alimentando los tifones con la fiereza del río.

    Disfruten sus sueños, después de todo pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, así que mejor hay que sacarle provecho.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: