Cómo tener sueños lúcidos: Introducción

Todos soñamos por la noche, todas las noches. Durante las fases REM del sueño para ser exactos, que se repiten cada cierto tiempo durante la noche. Y todos podemos tener sueños lúcidos con un poco de práctica.

Parece ser que los niños tienen sueños lúcidos con frecuencia y ni se dan cuenta. Viven en un mundo que es nuevo para ellos, no distinguen la realidad de un sueño normal, de un sueño lúcido, de una película… Están en la parra. Ah, los niños. Tan tiernos ellos. Malditos bastardos afortunados. 😀

En realidad basta con preguntar a cualquier persona que haya tenido un sueño lúcido y le preguntes si cree que todo el mundo puede tener sueños lúcidos. Seguro que contestará: “Sí, claro, si yo puedo, cualquiera puede…”

Un sueño lúcido es aquel en el que somos conscientes de estar soñando. Por ejemplo, estás en el metro, y te das cuenta de que esa señora que lleva una gallina en el brazo te está mirando raro… Te asustas un poco, vuelves a mirar a la gallina. Ah, no es una gallina. Es un perro. ¿Pero no era una gallina? Lo habré visto mal, da igual. No espera, era una gallina… ¡¡¡Señora!!! ¡Usted no existe! ¡¡Nada de esto existe!! Todo es una creación de mi cerebro… ¡¡es todo un sueño!!

Eso son los sueños lúcidos. Esa capacidad para distinguir que lo que estás viviendo es un sueño te da posibilidad de explorar y controlar el sueño en directo. Con experiencia puedes hacer lo que quieras, desde cantar la Traviata con Pavarotti en el edifico de Ópera de Sydney pasando por ganar una carrera de la F1. ¿Pero cómo se aprende todo esto?

Para empezar yo soy de la opinión de que todas esos “métodos”, seminarios, talleres,  cursos por e-book (todo previo pago claro), son totalmente opcionales. Lo diré una y mil veces: el único requisito necesario para tener sueños lúcidos es saber que puedes tenerlos, saber que es posible. Ahora bien, hay muchas pequeñas estrategias, pequeños hábitos, cuyo objetivo es precisamente ése, recordarnos constantemente que esa posibilidad existe. Y así, cuando estemos soñando, recordar que esta posibilidad existe y alcanzar la lucidez.

Te cuento algunos de esos trucos y técnicas básicas a modo de resumen no exhaustivo.

El primero y uno de los más obvios, infórmate sobre los sueños lúcidos. Justo lo que estás haciendo ahora. Reforzando la idea de que es posible tener sueños lúcidos te estarás acercando más a tu objetivo, que es tener sueños lúcidos a voluntad y disfrutar de la libertad que te brindan para sentir emociones que nunca creíste posibles.

Otra herramienta muy sencilla es plantearte constantemente si lo que estás viviendo es un sueño. Es fácil de decir, pero no es tan fácil de poner en práctica día tras día si no estás acostumbrado. Mira a tu alrededor, con los cinco sentidos. No lo digo en sentido literario, sino en sentido literal. Tienes cinco sentidos, pues úsalos. Sin prisas, tómate tu tiempo. Estés donde estés, en la calle, en casa, en el parque, en el gimnasio, acostúmbrate a preguntarte: ¿Estoy soñando? Puede parecer raro, pero no lo es, un día estarás soñando, te harás esa pregunta y… Sorpresa. Es importante que te pongas en duda realmente si estás soñando o no, no lo descartes de antemano, si lo haces lo descartarás en los sueños también. ¡Craso error!

Vive acompañado de tus sueños. La mañana que recuerdes un sueño al despertar, mantenlo vivo durante el día, piensa sobre el sueño, juega con él, recuerda todas las sensaciones (en los sueños también tienes cinco sentidos), crea variantes, en una palabra, disfrútalo.

Hay personas que sueñan mucho y hacen hipótesis sobre el significado de sus sueños. Puedes intentarlo también, aunque yo personalmente soy más partidario de disfrutarlos sin explicación, pero eso va en gustos. A mi mujer le encanta diseccionarlos y buscar una explicación para cada minúsculo detalle. Yo prefiero vivirlos y degustarlos en mi mente.

Cuando te acuestes para ir a dormir, piensa sobre tus sueños de otros días, tus sueños preferidos. Hazte un favor, deja a un lado el estrés y las preocupaciones, los exámenes o el trabajo. No te ayudarán a dormir ni a descansar y mucho menos te ayudarán a soñar. Lo mejor que puedes hacer es imaginar que en este momento tu cama es un trocito del paraíso e introducirte dulcemente en tus sueños. Si puedes permitirte el lujo durante un par de días hacer estas cuatro cositas a la vez las probabilidades de que tengas un sueño lúcido se multiplican.

Debería ser fácil, pero el problema es que son de este tipo de cosas que es tan fácil hacerlas es que también es muy fácil no hacerlas… Si eres una persona comprometida con los objetivos que se pone tendrás más posibilidades de conseguirlo pronto. Si no, solo necesitas un poco de práctica. cualquiera puede hacerlo. Intenta introducir esta forma de pensar en tus hábitos del día a día, y en poco tiempo estarás teniendo sueños lúcidos con frecuencia.

Y una última cosa, desconfía de quien te prometa sueños lúcidos en X tiempo. Es imposible saber cuánto te costará tener sueños lúcidos. Puede ser esta noche, puede tardar más. Una cosa es segura, una vez que tienes uno los siguientes serán más sencillos. Te lo prometo.

3 comentarios sobre “Cómo tener sueños lúcidos: Introducción

Agrega el tuyo

  1. Me he dado cuenta que es el interés e intención diaria en tenerlos. Hay momentos en la vida que estoy más distraída en alguna situación tanto buena como mala, y no tengo tantos o estoy temporadas sin tener. En la hora de la sienta hay un porcentaje más elevado de tenerlos, y en la noche, suelo despertarme sobre las 3 después de haber dormido unas horas, al segundo sueño suelen ocurrir.
    Recomiendo que leer sobre ello, algún libro, dedica energía de pensamiento sobre el tema. También hay música que dice inducir a ello, a mi no me hace falta y no se decir si es efectivo, pero es agradable de escuchar para dormir. 😊

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola J.D.. He experimentado varios sueños lúcidos a lo largo de mi vida, pero la mayoría han sido manteniendo la consciencia en el estado hipnagógico y en muy contadas veces. Desde hace tiempo me he propuesto de manera seria aprender a controlarlos aplicando algunas técnicas que comentas.
    Me han surgido dos problemas. El primero es que a veces estoy en el sueño y pienso realmente que estoy soñando, pero no llega a hacer el ¨clic¨ que hace que despierte dentro del sueño y pueda controlar mis acciones. Eso es algo que me preocupa bastante. El segundo problema es que aunque reconozco en la realidad los signos del sueño no soy capaz de identificarlos en el sueño, aunque los tenga delante de las narices una y otra vez. ¿Que me recomiendas hacer? un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: