Test de realidad: test del reloj

El test del reloj es un clásico cuya eficacia está demostrada como en el caso del texto cambiante por miles y miles de soñadores.

Para hacer este test de realidad necesitas un reloj, a poder ser digital. Podrías utilizar uno que no fuera digital, pero está demostrado que los digitales funcionan mejor. Pero primero voy a resumir el procedimiento.

Es totalmente análogo al test del texto, pero en lugar de mirar un texto consiste en observar la hora de tu reloj.

Tres simples pasos:

  1. Mirar la hora. Si puedes reflexiona sobre ella un par de segundos. ¿Es mañana o tarde? ¿De día o de noche? ¿Tiene sentido? Muy importante: observa con atención cómo avanzan los segundos.
  2. Retirar la mirada un momento mientras repites la hora y piensas si tiene lógica.
  3. Volver a mirar la hora y…

a) Pone la misma que antes… mala suerte, seguramente estás despierto.

b) Bingo! La hora ha cambiado respecto a la que ponía antes. Felicidades, estás soñando.

Hala ya puedes comerte el trozo de tarta de tus sueños, que lo estabas deseando. Pavarotti estaría orgulloso de ti. Podrías estar pensando y con razón que no hay ninguna diferencia entre este test y el del texto. Y es verdad, es lo mismo, pero en el caso del reloj, aparte de la ventaja añadida de tenerlo siempre encima tiene otras mejoras al mismo precio:

– Puede ser incluso más efectivo, pues por alguna razón al cerebro le cuesta en sueños simular el paso tiempo. En muchas más ocasiones que en el caso del texto mirando el reloj te encontrarás con que no necesitas los pasos 2 y 3, sólo con ver que los segundos no avanzan correctamente ya te darás cuenta de que estás en un sueño.

– Lo llevas siempre encima, por lo que no dependes de nada externo, cada vez que tengas ganas puedes hacer el test.

– Si tomas la costumbre de mirar el reloj cuando te despiertas descubrirás múltiples falsos despertares. Esto me ocurrió a mi en mi época de mayor experimentación con los sueños lúcidos en el instituto, y así fue como descubrí este método, durante un sueño mirando la hora después de un falso despertar.

Una cosa que quería puntualizar es que si bien el reloj (durante el sueño) tiene más tendencia a mostrar cosas extrañas e imposibles, el hecho de que sea un aparato electrónico hace que sea más fácil que durante el sueño nos engañemos a nosotros mismos. Lo más habitual es ver al reloj mostrar números o símbolos absurdos y decir “mierda, se ha roto, tengo que comprar otro” y quedarte sin una lucidez que te pertenecía.

Solución fácil: convéncete a ti mismo de que tu reloj es perfecto, que no falla nunca, ni un segundo, que nunca se le acaba la pila, que siempre va a ser infalible. De esta forma cuando veas algo raro siempre sabrás que estás soñando. Las probabilidades de que en la realidad un reloj digital muestre cifras o signos estúpidos, o de que cambie de hora al separar la mirada unos segundos es muy muy baja.

Como siempre con los tests de realidad, para que funcionen hay que hacerlos con atención y con cariño, de lo contrario se convierten en una pérdida de tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: