Documental: Conscious Dreaming

Hoy te traigo un documental escocés sobre los sueños lúcidos.

Puedes verlo aquí.

No es nada del otro mundo en cuanto a información, pero está bien hecho.

Es la historia de tres chicas a las que seleccionan para probar tres distintos métodos para tener sueños lúcidos. Todo el proceso está salpicado por comentarios de expertos soñadores lúcidos para describir qué son los sueños lúcidos, cómo se pueden tener, etc. Uno de ellos es Keith Hearne, ya te he hablado de él, fue quien realizó el primer experimento científico demostrando la existencia de los sueños lúcidos mediante los movimientos de los ojos mientras estamos soñando. Incluso enseña la hoja de papel con los movimientos en los ojos, es curioso.

Keith Hearne: “Dentro de nosotros tenemos esta realidad virtual. No tenemos que inventarla, ya está ahí.”

Luego además aparecen Susan Blackmore, Charlie Morley e incluso Rory Mac Sweeney, que lleva años haciendo experimentos intentando descubrir si se pueden encontrar dos personas dentro de los sueños, es decir, compartir sueños (como en Inception) y cosas así. Últimamente le he perdido un poco la pista y no sé en qué estará metido, como tampoco me gusta su estilo no le sigo mucho…

Al principio se presentan las tres chicas, su relación con los sueños lúcidos es parecida, todas saben que existen, lo que son, pero nada más. Nunca han tenido un sueño lúcido ni nunca han intentado tenerlo, pero sienten cierta curiosidad.

La primera de las chicas se llama Melanie y le gusta viajar, tiene en su habitación un mapa del mundo con todos los países en los que ha estado. Ha estado en Australia y tiene el frigorífico lleno de imanes. Bien por ti, Melanie. Ahora por favor esa montaña de platos para fregar… Melanie, Melanie… que si vienen los de la tele vale que no hace falta que te pongas de punta en blanco… pero esa montaña de platos sucios…

 

A ella le ha tocado utilizar la meditación para tener sueños lúcidos. Veremos si tiene suerte.

Susan Blackmore: “Cuando yo era estudiante era imposible hablar sobre los sueños lúcidos en un contexto científico. Decían: ah, la gente está mintiendo, o se lo están inventando, no es realmente verdad.”

Esto pasa todavía en contextos no científicos. Como sabes recuerdo con cierto resquemor todavía mis primeros sueños lúcidos y cómo mis padres me dijeron “no puede ser, es mentira, debías estar pensando, no dormido”. Qué rabia me dio. En fin.

Stevie Williams: “En general ha habido poca investigación sobre los sueños lúcidos por, diría, dificultades de financiación. ¿Quién va a financiar un estudio cuando no se espera un resultado económico?”

Otra cosa que es bastante triste. Por suerte en realidad no creo que haga falta mucho más desde el punto de vista científico. Aunque es verdad que se están haciendo muchas investigaciones ya está claro que los sueños lúcidos existen, sólo falta que las personas sientan curiosidad y que puedan probarlo por una vez para hacerlas un poquito más felices.

Después Hearne explica el experimento que hizo en los años 70 y que ya conoces.

La segunda de las chicas se llama Amy, vive desde pequeña entre caballos. Amy va a utilizar los métodos que te estoy enseñando yo aquí: llevar un diario de sueños, hacer tests de realidad, despertarse y volverse dormir, etc. Le dan para leer el libro de Steven LaBerge. Buena opción.

Charlie Morley es otro famoso soñador lúcido, es joven, pero sabe muchísimo sobre sueños lúcidos, ha dado conferencias, entrevistas, ha hecho talleres… habla muy bien además, es muy claro en sus explicaciones.

Charlie Morley: “No hace falta material para empezar a tener sueños lúcidos. Si vives en una chabola o en un palacio puedes tener sueños lúcidos. No tienes que ser budista, no tienes que ser ateo, o cristiano… no tienes que ser nada. Sólo tienes que estar dormido.”

Y la tercera participante es Katie, le gusta el teatro y tocar el piano. Ella es la que para mi lo tiene más difícil. Va a utilizar una aplicación para el teléfono y una máscara para los ojos. Los dos funcionan de forma parecida, detectan tus movimientos y cuando entras en la fase REM (cuando estás inmóvil) intentan enviarte señales para que te despiertes dentro del sueño. El teléfono mediante sonido y la máscara mediante luces.

Morley opina que estos elementos son como muletas y que podrían funcionar pero realmente no son necesarios. Yo opino igual, para que funcionen tienes que estar preparado mentalmente, y si lo estás en realidad no los necesitas.

Las tres chicas se reúnen en un bar para compartir lo que esperan de los sueños lúcidos. Las tres tienen curiosidad por volar. ¿Por qué nos llama tanto la atención volar a todos? Es interesante. En mi primer sueño lúcido yo me di cuenta de que estaba soñando porque estaba en una alfombra voladora, y es lo que hice en esos minutos que duró mi primer sueño lúcido, volar. Casi todos nos sentimos atraídos por la acción de despegar del suelo y volar. Representa la libertar absoluta, la eliminación de las barreras: puedes volar a donde quieras.

Pero la pregunta es fundamental: Si pudieras hacer todo lo que quisieras… ¿qué harías? Al principio se te ocurren mil cosas: volar, atravesar paredes, componer melodías improvisadas al piano, dejar libre tus instintos sexuales (ah, el sexo en sueños…), preguntarle a tu subconsciente cuestiones importantes… Miles de ideas. ¿Y cuando ya lo has hecho todo?

Amy entonces va a ver a su mentora que le dice que lo primero que tiene que hacer es empezar su diario de sueños y ser consistente y constante. Le recuerda que la mayoría de la gente lo deja después de dos semanas y entonces no sirve para nada. Además la introduce a los tests de realidad, pero tampoco entra en muchos detalles. Blackmore sugiere poner una letra C pintada con bolígrafo en la mano para mirarla con frecuencia durante el día y cada vez preguntar: ¿estoy consciente? Por alguna razón todos parecen apostar por la cantidad en los tests de realidad. I beg to differ. Puedes hacer un test de realidad mil millones de veces mientras estás despierto, pero si no lo haces bien lo puedes hacer un millón de veces mientras estás dormido, y fallar miserablemente cada vez. No se trata de cantidad, se trata de calidad.

Después en el documental se muestra una sesión de grupo en la que los participantes se cuentan sus sueños los unos a los otros. Supongo que buscan inspiración, o apoyo. Quizás sea útil para los que están dando sus primeros pasos. Quizás por mi naturaleza introvertida yo nunca intentaría esa ruta, siempre he pensado en mis sueños como algo personal, algo interno, algo que cuando intentas compartir sencillamente se pierde. Por eso quizás soy tan poco dado a contar mis sueños aquí, no creo que sea tan útil. Es mucho mejor que te familiarices con tus sueños y busques la inspiración dentro de ti mismo.

Melanie va a su primera sesión de meditación con una experta, y la verdad es que parece que al terminar está muy satisfecha. 😀 Los expertos hablan de la importancia de la meditación, de cómo ayuda a las personas a no pasar por la vida de forma inconsciente con el piloto automático sin más.

Y finalmente Katie aprende a utilizar la aplicación y la máscara de luces.

Susan Blackmore: “una de las cosas raras de los sueños lúcidos es que si lees sobre ellos, oyes sobre ellos, o hablas sobre ellos… tiende a hacer que tengas más”.

Totalmente de acuerdo, si tienes los sueños lúcidos presentes en tu mente durante el día aumentas las opciones de tenerlos durante la noche.

Una rubia que sale: “Creo que la motivación y la intención son una gran parte de los sueños lúcidos, porque una vez que realmente entiendes qué beneficios puedes tener le envías a tu subconsciente el mensaje de que ésta es tu intención, de que realmente es lo que quieres hacer”

Al final casi estoy traduciendo el documental entero. ¡Como si no tuviera nada mejor que hacer con mi vida! Bueno, vamos acabando, a ver quién termina mejor de las tres.

Ah, Morley dice que cuando era adolescente solía participar en orgías constantemente. Qué golfo… Y quién no.

Hearne por su parte piensa en las posibilidades que dan los sueños lúcidos a las personas que tienen la movilidad restringida, paralíticos, personas en la cárcel… Porque dentro de tu mente, en sueños, si los puedes controlar, puedes ser libre. Y la profesora de Amy (la rubia de antes?) recuerda un ejemplo de Wagonner en el que un soñador lúcido le pregunta a su subconsciente que le enseñe el cuadro más espectacular que pueda pintar. Y dentro del sueño lo ve, lo estudia, y después una vez despierto lo pinta de memoria. Ciertamente los sueños lúcidos pueden despertar la creatividad hasta el máximo nivel, puedes buscar en lo más profundo de ti y sacar lo mejor que tengas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: