Cómo recordar tus sueños (II)

Cada persona tiene una distinta capacidad natural de recordar sus sueños. Hay quien los recuerda alegremente sin esfuerzo casi cada día, e incluso los comenta sin vergüenza tomando un café en el trabajo y hay quien jura y perjura que no sueña nunca y que lleva años sin soñar. Obviamente estas personas no llevan años sin soñar, pero desafortunadamente para ellas sí puede que lleven años sin recordar sus sueños. Si es tu caso, no te preocupes, se puede resolver.

Sin duda, recordar los sueños es algo fundamental si quieres tener sueños lúcidos. La razón es tan obvia que no la voy ni a repetir. Pero aparte de ésta, hay otras razones, sobre todo que en lo sueños hay mucha información muy valiosa que nos ayudará en el camino. Pero eso lo explicaré más adelante.

Como decía, hay personas que recuerdan mucho y otros que recuerdan poco. La mayoría de la gente de forma natural cae en un punto intermedio, recordando los sueños sólo de vez en cuando y normalmente cuando éstos son emocionantes o sorprendentes. Por desgracia, la naturaleza nos ha dotado con una especie de “amnesia” que nos borra los sueños después de cada fase REM. Y además funciona bien, de hecho normalmente sóilo recordamos los sueños que tenemos al despertar por la mañana y no los otros 4 o 5 que con toda seguridad hemos tenido durante la noche. Parece estar relacionado con la química del cerebro durante la noche, que está en una situación tal que hace muy difícil retener la información, y poco podemos hacer sobre esto (pero algo sí).

Por eso es importante en primer lugar reconocer que no vas a recordar varios sueños de la noche a la mañana, y no deberías castigarte si no consigues recordar nada, sobre todo las primeras noches. Por suerte con los consejos que te voy a dar aquí llegarás a recordar tus sueños cada noche. Es ciertamente factible, y no muy complicado. Lo más importante de todo el proceso, como en todo en esta vida, es la motivación.

La motivación en el caso de los sueños empieza antes de dormir. Si quieres, incluso antes de irte a la cama. Se trata de convencerte de que cuando te despiertes vas a recordar tus sueños. Cuando cierres los ojos, intenta repetirte una y otra vez que lo primero que harás al despertarte mañana será estarte quieto en la cama y recordar lo que has soñado. Se trata de utilizar tu memoria prospectiva. Sólo tienes que recordar lo que tienes que hacer nada más despertarte. Para eso tranquilamente repite mientras te duermes “cuando me despierte no me voy a mover y voy a recordar lo que esté soñando”, o algo así. Puedes probar con algo más corto: “no te muevas, sólo recuerda”. No lo repitas sin más, convéncete. Es algo muy sencillo y verás que funciona muy bien. Seguramente a la primera noche te funcione, esto ya es una buena señal. Incluso puede que te pase en mitad de la noche. Si no lo consigues a la primera, no te preocupes, en unos días lo harás. Y cuando lo consigas varias veces sabrás usar el mecanismo casi a voluntad.

Por otra parte hay que prestar un poco de atención a tu dormitorio. Intenta tener el mínimo de molestias por la noche para poder dormir bien, evitar los ruidos, las luces, los ronquidos de tu pareja, etc. Esto no lo digo en broma, si compartes cama y tu pareja se mueve o ronca, o es una molestia en cualquier sentido va a afectar a la calidad de tu sueño. Si lo sufres cada noche no hace falta que insista… Te recomendaría para empezar unos tapones y una máscara para dormir.

La máscara te puede parecer una tontería, pero resulta ser una ayuda sorprendente para recordar los sueños. Puede ser porque la luz que reciben los ojos cuando nos despertamos por la mañana puede hacer que olvidemos más rápidamente lo que estábamos soñando. Con la máscara aunque te despiertes y abras los ojos por error, vas a seguir en la oscuridad, y eso te recordará que no te muevas y que intentes recordar.

Con los tapones pasa algo parecido, son muy útiles, pero quizás un poco menos prácticos durante la semana porque tienes el riesgo de no oír el despertador. Suele ser más difícil todavía encontrar unos tapones decentes que no hagan daño cuando los tienes puestos durante horas. Por suerte hay tantos como tipos de orejas y es cuestión de buscar. Si duermes en un entorno tranquilo y sin ruidos tampoco son tan importantes en cualquier caso.

En resumen, tienes que intentar dormir en las mejores condiciones posibles.

Los momentos previos a irte a dormir también deben ser cuidados, al menos mínimamente. Ya sé que tienes muy poco tiempo en tu vida, el trabajo, los hijos, los exámenes… lo que sea. Mi situación no es diferente, créeme.

Algunos consejos muy rápidos que te pueden ayudar:

  • Nada de ordenador, teléfono móvil, TV, etc. antes de dormir. Si ahora te vas a ir a la cama y estás leyendo esto, ya lo estás apagando. Anda, tira, tira, alma de cántaro… Los especialistas recomiendan mucho más, hasta 2 horas… intenta dejar al menos media hora
  • Un baño caliente
  • Leer un libro
  • Un vaso de leche
  • Un abrazo largo a tu pareja, o a tu mascota si tienes…

En fin, intenta estar relajado antes de irte a la cama y no pensar en los problemas de mañana. Tómatelo con calma.

Lo mismo aplica a la hora de levantarte, si suena la alarma a todo volumen y sales disparado a la ducha, es difícil que recuerdes ningún sueño. Si puedes vivir sin despertador, perfecto. Pero si es imposible, intenta que éste no sea estruendoso, un poco de música o algo a no muy alto volumen, mejor. Personalmente a mi me gusta despertarme con el sonido de la lluvia o el sonido del mar, y mientras escucho esto, recuerdo lo que he soñado. Por supuesto hay días que sigo durmiendo con las olas y para eso sí tengo un despertador más contundente, secundario, por si acaso 😀

Si te vas a la cama con calma y te despiertas con calma verás que te afecta al estado de ánimo de forma positiva y vas a tener más energía. 

Sobra decirlo, pero si duermes menos de lo que te gustaría, despertarte con el suave vaivén de las olas será difícil y necesitarás un toque de corneta en condiciones. Ante eso ya sabes lo que toca, irse a la cama un poco antes. No digo que duermas 9 horas, ni si quiera 8, pero al menos 7 estaría bien. Y si quieres tener sueños lúcidos es imperativo, inténtalo.

Una vez que te despiertas, lo único que hay que hacer es estarse absolutamente quieto, mantener los ojos cerrados y concentrarse en lo que estabas soñando. Para mucha gente esto es justo lo contrario de lo que hacen, pues nada más despertarse abren los ojos y se ponen a pensar en las preocupaciones del día, automáticamente. No te preocupes por el resto del día y disfruta al despertar de tan solo 5 minutos para recordar tus sueños. Si lo consigues afectará de forma positiva a tu día a día.

Cuando estés recién despierto, si recuerdas tu sueño, aunque sólo sea una parte, sumérgete en él. Quieto en la cama, con los ojos cerrados, revívelo. Verás que pronto empiezan a aparecer nuevos fragmentos. Pregúntate qué paso antes, cómo llegaste hasta esa parte del sueño, y de esa forma lo podrás ir reconstruyendo hacia atrás. Sumérgete en todas las partes. Cuando veas que no recuerdas más, vuelve a revivirlo de forma cronológica, como si fuera una película, intentando apreciar todos los detalles, los colores, las conversaciones, todo lo que puedas. Si al terminar puedes volver a hacerlo para fijarlo definitivamente en tu memoria, habrás hecho un excelente trabajo.

Pero no te confíes, habrá días que aun después de hacer eso te levantes rápidamente al baño y veas como el sueño se te esfuma sin darte cuenta. No sé si es la luz, o el sonido, o nuestra propia naturaleza, que hace que ns olvidemos de los sueños muy rápido. Por eso deberías escribir los sueños sin salir de la cama. ¿Vas a tener mala letra? Sí. ¿Vas a entenderlo todo después? Puede que no, pero si no escribes nada, no tendrás nada para no entender. Y muchas veces solo el hecho de escribirlos inmediatamente ya hace que se recuerden mejor.

¿Qué hay que escribir? Depende. En todos los foros/libros pone lo mismo: escribe todo lo que recuerdes de tus sueños, con todos los detalles posibles de los 5 sentidos, diálogos, emociones, TODO. Yo aquí discrepo, depende.

Si estás empezando y recuerdas un microsueño de 20 segundos, tira, ponlo todo. Pero pronto verás que es imposible hacer eso de escribir todos los detalles. De hecho estoy convencido de que este bienintencionado consejo es la razón de que mucha gente abandone la idea de tener sueños lúcidos. Es verdad que cuánta más información tengamos es mejor, pero si esto va a hacer que tengas que pasar cada mañana en la cama una hora, medio dormido, escribiendo en una mala postura, vas a escribir tus sueños 3 días y luego lo mandarás todo a tomar viento, y con razón.

Seamos prácticos, lo mejor es ponerte un límite o de tiempo o de espacio. Elige lo más relevante del sueño y haz que quepa en una hoja, o escribe todo lo que puedas en 10 minutos. Es un ejemplo, experimenta con cuánto te sientes cómodo tú mismo, no hace falta que te mates a escribir un sueño que además puede ser totalmente insulso porque el señor LaBerge lo haya dicho aquí o allá.

Es más importante disfrutar el momento de escribir, y la constancia. Para eso es mejor pecar por defecto que por exceso, es mejor crear un hábito que seguir el canon de otro. Experimenta y establece tus preferencias.

Con estos pequeños consejos verás que pronto estarás recordando tus sueños cada día, sin excepción. Y con eso habrás dado un importante paso del camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: