Sueños lúcidos y realidad

Los sueños lúcidos pueden ser increíblemente reales. De hecho mientras estás inmerso en el sueño, todo lo que sucede es real en ese momento. Si alguien te golpea en un sueño lúcido y sientes dolor, el dolor que sientes es real. Si alguien te pega en un sueño lúcido y no sientes dolor, la ausencia de dolor también es real. Ambas opciones son posibles, por cierto. La lógica de los sueños no es como la de la vigilia.
Entonces si no has experimentado los sueños lúcidos te puede surgir la duda sobre si al ser tan reales, la realidad de la vigilia y de los sueños lúcidos se pudieran confundir. Hay dos opciones de confusión, la de que estés despierto y creas que estás en un sueño lúcido, y la de que estés en un sueño lúcido y pienses que estás despierto. Esta última es imposible por definición, si estás teniendo un sueño lúcido y piensas que estás despierto, lo que estás teniendo es un sueño normal. 😀 Y las opciones de que estés despierto y pienses que estás en un sueño lúcido son muy remotas, no me atrevo a poner una cifra, pero diría que son próximas al 0.000%.
¿Por qué?
Por una parte, porque la realidad de tu día a día la conoces bien. Sabes cómo funciona la lógica normal, las causas y las consecuencias, los límites definidos por las leyes físicas y sociales. Toda tu vida has vivido así. Las únicas razones que puede haber para que confundas la realidad con un sueño lúcido son que tengas alguna enfermedad psicológica grave, o que hayas tomado alguna droga que te haya alterado el funcionamiento normal del cerebro. En cualquiera de esos dos casos tienes problemas más importantes en tu vida de los que preocuparte que los sueños lúcidos. Si es tu caso, te recomendaría que buscaras ayuda psicológica.
Por otra parte, si has vivido alguna vez un sueño lúcido sabes perfectamente la diferencia entre los sueños y la realidad mucho mejor que si no lo has vivido. De hecho me atrevo a decir que una vez que has vivido un sueño lúcido tu apreciación de la realidad cuando estás despierto mejora, en ningún caso empeora. Te haces consciente de las limitaciones que impone la realidad de la vigilia. La gravedad, los estados de la materia, las normas de conductas impuestas por la sociedad, etc. Todo esto se te hace evidente cuando empiezas a tener sueños lúcidos, por eso las probabilidades de que confundas la realidad con un sueño son tan remotas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: