Constancia

Eighty percent of success is showing up. – Woody Allen

La gente se inventa estadísticas con tal de demostrar cualquier cosa. Y eso lo sabe el 74% de la gente. – Homer Simpson.

No, en serio, la cita de Woody Allen no va desencaminada, estamos de acuerdo, aunque el porcentaje sea un poco inventado, como el de Homer. 😀

Para tener éxito en el mundo de los sueños lúcidos también hay que ponerse a ello. Es muy difícil tener sueños lúcidos con regularidad si lo haces esporádicamente o alternando temporadas de alta intensidad con otras de sequía. Sin embargo el procedimiento es muy fácil, hay que estar ahí, escribir alegremente los sueños en el cuaderno, buscar las señales que tienen escondidas (y no tan escondidas!), estar alerta durante el día a las cosas extrañas… Dudar, dudar, dudar. Dudar de la realidad todo lo que sea posible. No es tan difícil, no es estar trabajando en la mina…

Estar ahí, es todo lo que tienes que hacer, y lo demás se irá haciendo solo.

Si te fijas las personas con más éxito en sus respectivos campos son las más prolíficas. No es casualidad, es lo normal.

Picasso por ejemplo, pintó lo que no está escrito. No pintado. O sí. Bueno, ¿descubrió que era bueno pintando y decidió ponerse a lo loco sin parar? ¿Era prolífico porque era bueno o era bueno porque era prolífico? Carlos Fuentes escribió muchísimo. Bod Bylan. Michael Jordan. Tiger Woods. Hay infinitos ejemplos. Decir que eran buenos por su genética, su talento natural o qué se yo es un insulto. Lo digo en serio. Se dejaron y se dejan sus vidas desarrollando su pasión, sin excusas. Muchas horas, muchos días de sus vidas. Dylan si no me equivoco sigue en su gira infinita, descubriendo, escribiendo, inventando… Si yo le dedicara a la música tanto tiempo como le ha dedicado él yo también tendría muchas canciones deliciosas. Si le hubiera dedicado al tenis las horas que le dedicó Jordan al basket como un poseso… Día tras día, tiro a tiro, partido a partido… Incansable.

En realidad estos ejemplos son muy extremos, de alguna forma para dedicarse con tanta pasión a algo hay que ser un poco… loco. Un poco autista. No, ésa no es la palabra… Es ése ardiente deseo… Bueno, me has entendido ya.

En esos foros de dios hay un puñado de personas que le han echado muchas horas de sus vidas a los sueños lúcidos. Más que aficionados. Apasionados. Naturales, dicen algunos. P****s en vinagre. Perdón por la expresión, pero es que cada vez que leo eso me sale del alma… Naturales. P****s en vinagre. ¿Ves? No lo puedo evitar. No me creo esa milonga. Los que llevan más años teniendo sueños lúcidos sólo tienen una cosa que los demás no tienen. Experiencia. Horas de vuelo, eso es todo.

Se empezaron a interesar por los sueños antes que tú. Quizás tú descubras a tus xx años el golf. Ése noble (y c****o) deporte. Que no puedas competir mañana con Tiger Woods no significa que no lo puedas disfrutar desde el primer día. ¡La experiencia de darle a la pelotita deberías disfrutarla desde el primer golpe, digo yo! O si coges una guitarra ya de adulto y aprendes los acordes y las escalas y las canciones, ¿por qué no vas a poder disfrutar como un niño?

Volviendo a nuestro tema, después de tantas horas de dedicación + pasión que disfrutan los grandes de cada campo, no es extrañar que sean buenos. Naturalmente son necesarias ciertas capacidades mínimas, básicas. Si Picasso hubiera sido ciego… O Dylan sordo… Claro, algo hace falta, pero es muy básico. La diferencia entre ellos y los pintores “nivel usuario” no está en las habilidades innatas, sino en las horas de entrenamiento. Cuando alguien se dedica con tanto empeño y alegría a algo, es difícil no triunfar. ¿Te imaginas las ganas con las que Jordan salía del instituto para ir a entrenar cada día? Todas las ganas del mundo, ilusión, el placer de jugar. Seguro que recuerdas algo parecido de tu infancia, algo que te daba ésa alegría ilógica…

Esa alegría ilógica es la que probablemente ya te están produciendo los sueños lúcidos estos días.

Cada día hay más personas que le dedican un ratito cada día a escribir sus sueños, a ser conscientes de la realidad que les rodea. A vivir mientras duermen. ¿Y qué es lo que les diferencia de los demás? Que están ahí, con pasión y alegría cada día.

Personalmente yo no creo en prodigios de la naturaleza, no creo que alguien tenga ventaja sobre alguien en lo que respecta a los sueños lúcidos. Y los sueños lúcidos no son como otras artes que requieren largos años para perfeccionar. Con la actitud correcta y las herramientas proporcionadas por otros soñadores-exploradores que llegaron antes que tú podrás en poco tiempo ponerte a la altura de los más viejos. Para ti será aun más fácil, pues los más experimentados siempre estarán ahí para echarte una mano. Esto de los sueños lúcidos no es un juego de suma cero. A mi personalmente me motiva cuando alguien me dice que ha tenido su primer sueño lúcido. Es un placer ayudar a la gente a ser consciente por la noche… y por el día.

No dejes que nadie intente hacerte ver como inferior. Si alguien intenta dárselas de gurú, de prodigio, de visionario tocado por los dioses, te recomiendo que te apartes sigilosamente de él y pruebes a experimentar por ti mismo. Nadie es mejor que nadie. Y los sueños lúcidos no son una excepción, son algo que todos podemos disfrutar, sin complejos. Naturalmente puedes escuchar los consejos de los demás soñadores con la mente abierta, pero no dejes que nadie te haga sentir inferior, porque no lo eres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: