Sueños lúcidos y memoria prospectiva

La memoria prospectiva es una de las herramientas más útiles que nos pueden ayudar a conseguir sueños lúcidos. Y viene instalada en nuestros cerebros de serie. Es cierto que algunas personas están más acostumbradas a utilizar su memoria prospectiva con más frecuencia y por eso la tienen más desarrollada. Las personas que utilizan su memoria prospectiva de forma natural tienen el hábito interiorizado y lo hacen sin darse cuenta, y ese hábito puede trasladarse a los sueños. Si no es tu caso, la parte positiva es que se puede aprender y reforzar, es sólo una cuestión de práctica. Claro está, aunque no seas un maestro de la memoria prospectiva sí te puedo asegurar que la utilizas, aunque puede ser que sólo para las cosas importantes.

Bueno, primero lo primero:

La memoria prospectiva es el recuerdo de realizar una acción en un momento determinado del futuro. Es decir la memoria prospectiva consiste en recordar recordar… Esto es posible porque la memoria no consiste exclusivamente en rememorar eventos pasados, sino que también permite almacenar planes e intenciones para el futuro.

Seguro que puedes encontrar muchos ejemplos de acciones que tienes ahora mismo en tu cabeza esperando al momento adecuado. El martes tengo que pagar la factura del gas. El día 14 es el cumpleaños de Alberto. A las 16:30 me tengo que tomar el Frenadol…

Claro está, todas esas cosas es más fácil recordarlas si las apuntamos en un calendario, ponemos alguna alarma, etc.

En este caso no estaríamos utilizando nuestra memoria prospectiva, al contrario, la estamos haciendo perezosa. No te culpo, en el mundo que vivimos tenemos tantas tareas pendientes, tantas fechas límite, que sería imposible vivir sin organizarnos adecuadamente. De hecho, una de las mejores formas de reducir el estrés (el matasueños por excelencia) es llevando una vida organizada, y tener un calendario que nos dé perspectiva sobre nuestras tareas y su importancia siempre ayuda.

El hecho de recordar hacer algo justo en el momento necesario es lo que más puede ayudar a los test de realidad. Eso es lo importante, hacer el test de realidad en el momento justo, es decir, cuando estamos soñando. Mejorando nuestra memoria prospectiva podemos recordar hacer los test de realidad con frecuencia, y el objetivo es hacerlos mientras dormimos, cada noche.

Tener buena memoria prospectiva es como tener una alarma automática en nuestra cabeza que se enciende justo cuando hace falta. No lo puedo decir con seguridad, pero supongo que esta alarma viene de nuestro subconsciente, acompañado del reloj interno (asociado a los ritmos circadianos) de nuestro cerebro. Las personas más desorganizadas tienden a tener peor memoria prospectiva y a olvidar más las cosas que tienen que hacer en un momento determinado. Y además viven en un estado de preocupación general.

Algunos de ejemplos de memoria prospectiva los he señalado antes, pero suelen estar relacionados o bien con fechas o bien con sucesos futuros.

  • Un ejemplo del primer caso sería “el día 17 tengo que entregar el documento de compras al jefe”.
  • Y un ejemplo del segundo caso sería “cuando me llame Javi le tengo que decir lo de mi hermana”.

Es obvio que cuanto más importante sea para nosotros la acción a realizar, más difícil será que la olvidemos. Y en los casos marcados por una fecha, a medida que se acerca el día es más probable que lo recordemos con más frecuencia, o si no lo recordamos, que lo tengamos en la cabeza en un segundo plano.

Un ejemplo clásico de memoria prospectiva asociado a nuestro reloj biológico son esos días en los que nos tenemos que levantar a una hora diferente a la habitual, ajustamos la alarma, y nos encontramos con que nos despertamos 4 o 5 minutos antes de que suene. Este hecho siempre me ha asombrado, me parece muy curioso.

La aplicación de la memoria prospectiva para conseguir sueños lúcidos está en los test de realidad. Un ejercicio de memoria prospectiva muy útil consiste en realizar un test de realidad cada vez te encuentras con un determinado objeto. Es recomendable elegir objetos que no se repitan constantemente, porque si vives en la ciudad y tienes que hacer un test cada vez que veas un semáforo (por ejemplo), tienes un problema.

Si ya has estado analizando tus sueños puedes utilizar tus señales más importantes, y proponerte llevar a cabo los test de realidad que prefieras cada vez que te encuentres con ellas durante el día. Por ejemplo, si sueñas mucho con las alturas, puedes hacer un test de realidad cada vez que mires por la ventana de un edificio alto.

Personalmente hago un test de realidad cada vez que salgo de un edificio a la calle, dado que es algo que no se hace muchas veces al día, y además la mayoría de mis sueños suceden en la calle mientras camino, por eso el momento de salir de un edificio es bastante útil para mi. Además de que ya lo he automatizado y no me cuesta nada hacerlo. Por supuesto, no hace falta decir que el test de realidad hay que hacerlo bien, si simplemente miras el reloj y dices “Las seis y cuarto. Otra vez. Las seis y cuarto. Ok” sin mayor reflexión, lo que pasará en el sueño es que mirarás el reloj y dirás “Las veintisiete y ochenta. Otra vez. Las veintisiete y ochenta. Ok”. Y te habrás comido con patatas una oportunidad perfecta para tener un sueño lúcido. Así que no me canso de decirlo, si haces un test de realidad, hazlo bien, o no hagas nada, la vida es corta y no tienes tiempo para perder.

Finalmente, sobre la memoria prospectiva hay otro truco mnemotécnico que quizás te podría ayudar. Consiste en imaginar cosas extravagantes en tus señales para hacerlas más destacables. Por ejemplo, si quieres hacer un test de realidad cada vez que veas una ensalada (seguro que hay alguien que sueña con ensaladas, a mi no me mires) puedes asociar las ensaladas con algo extravagante, por ejemplo, con los pitufos. Pasa un rato imaginándote a 4 o 5 pitufos azules en una ensalada, jugando, o comiéndosela… Bueno, el truco consiste en que cada vez que veas una ensalada visualices a los pitufos y eso te recuerde hacer el test. De esta forma es mucho más fácil que recuerdes hacer el test cada vez que veas una ensalada. Y seguramente cuando estés en un sueño y veas una ensalada te acuerdes de los pitufos y con suerte se materialicen en ella. 😀

Por suerte el uso de la memoria prospectiva se hace más fácil con el tiempo y con la práctica, y si lo haces bien realizarás los test de realidad de forma automática, sin esfuerzo, pero con concentración y seriedad.

¿He dicho seriedad? ¿Yo? Perdón…

2 comentarios sobre “Sueños lúcidos y memoria prospectiva

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: