Qué son los sueños lúcidos

Hay muchas definiciones circulando por ahí sobre los sueños lúcidos, con algunas estoy más o menos de acuerdo y con otras abiertamente no. La verdad es que resulta difícil definir algo tan abstracto y subjetivo, pero puedo poner un ejemplo fácil de entender.

Imagina que estás en medio de un día normal, en la universidad, en el trabajo, o en casa, quizás en el mercado. Y en un momento dado, una sospecha se apodera de ti, hay algo que no encaja en la situación, no sabes decir qué pasa, pero hay algo raro. Observas con atención, y de pronto, llegas al momento mágico, al que hace que todo encaje. No estás en la universidad o en el trabajo. Estás soñando. De pronto lo ves todo claro, no es que haya algo que no encaja en la situación, es que es totalmente absurda. Si no lo has vivido antes la sensación es estremecedora, inigualable, te sientes dentro de un mundo mágico, porque sabes que nada de lo que estás percibiendo existe físicamente, pero todo se siente real. Y justo cuando crees que eres la persona más perspicaz del universo porque has conseguido algo que es casi imposible, miras a tu alrededor y te preguntas cómo has podido hace 3 segundos pensar que algo de eso era normal. Naturalmente que estás soñando, tu jefe no es una señora rubia con gafas y no trabajas en una floristería, nunca has ido a la universidad con tu vecina del quinto y mucho menos a una clase de biología adornada con capiteles dóricos, y en ningún mercado Cristiano Ronaldo te pregunta si quieres que te limpie el pescado…

Resumiendo mucho: un sueño lúcido es aquel en el que el soñador es consciente de que está soñando.

En los sueños, al contrario que en las escenas imaginadas, todo lo que vemos, oímos, olemos, tocamos y saboreamos es tan auténtico como la realidad que vivimos despiertos. Si no has tenido un sueño lúcido nunca te puede resultar difícil creerlo, porque los sueños (¡desde la perspectiva de la mañana siguiente!) suelen ser ilógicos, irreales.

Aquí está la paradoja, algo que puede ser absurdo visto desde el punto de vista de la vigilia, es perfectamente lógico y real dentro del sueño. Por eso no tenemos sueños lúcidos por defecto. Si el cerebro tuviera un dispositivo para detectar qué es real y qué no es real, todas las noches nos saltarían todas las alarmas. Pero ese dispositivo no existe, por la simple razón de que para el cerebro todo es real, siempre. Todo lo que sucede, el cerebro lo interpreta como real.

En el momento en que somos conscientes de estar dentro de un sueño no nos deja de parecer real. ¡Absolutamente no! Como he dicho antes, todo es tan real como cuando estamos despiertos. Por eso la sensación tiene tanta potencia psicológica para los principiantes. Es realmente excitante tener los sentidos a pleno funcionamiento y a la vez saber que todo a tu alrededor es falso, no existe, es una creación interna. Si no lo has vivido, es algo mucho más impactante de lo que puedo describir.

A los soñadores lúcidos expertos todo esto les parece rutinario, no tiene nada de especial, pero estoy seguro de que todos ellos recuerdan su primera vez. Es una de esas cosas que uno no olvida fácilmente.

En el momento en que alcanzamos la lucidez nuestro cerebro se despierta y empieza a funcionar con normalidad pero dentro del sueño. En los sueños normales, nuestra conciencia está apagada y la capacidad de distinguir lo lógico de lo ilógico sencillamente desaparece.

No tiene nada de peligroso, es un estado seguro y natural, del que podemos salir a voluntad. En general es al contrario, la sensación es tan positiva que queremos mantener este estado.

Los sueños lúcidos no son algo reciente, los monjes tibetanos llevan empleando los sueños lúcidos de forma habitual desde hace cientos de años, nada nuevo bajo el sol. En Occidente sin embargo se está tomando conciencia sobre ellos en los últimos años. El término sueño lúcido fue acuñado por el Marqués de Saint-Denys hace 200 años. Aunque la mayoría de la gente, incluso la mayoría de los soñadores lúcidos no lo sabe (estos últimos no lo necesitan) la existencia de los sueños lúcidos ha sido comprobada experimentalmente en laboratorios del sueño. Primero Keith Hearne en la Universidad de Hull y después Stephen LaBerge en la Universidad de Standford, mediante un electroencefalograma y los movimientos oculares visibles a través de los párpados, pudieron demostrar inequívocamente la existencia de los sueños lúcidos. Estos experimentos son muy interesantes, y probablemente profundizaré sobre ellos más adelante.

Si te estás preguntando para qué sirven los sueños lúcidos, la verdad es que tienen múltiples usos, con muchos de ellos muchos soñadores lúcidos hemos estado experimentando a lo largo de los años por todo el mundo. Algunos de ellos son:

  • Aprendizaje y práctica de habilidades
  • Resolución de problemas
  • Eliminación de miedos y fobias
  • Tratamiento del estrés postraumático
  • Aumento de la confianza
  • Mejora de la creatividad
  • Desarrollo del sentido del yo y aumento de la consciencia
  • Inspiración para el estado de vigilia
  • Exploración de nuestro subconsciente
He dejado lo mejor de todo para el final 🙂
  • Placer, alegría y diversión

Si eres una persona normal (si esto existe) sin ningún miedo particular, con auto confianza, y capaz de resolver tus problemas de la vida diaria por ti mismo, y explorar tu subconsciente no te interesa especialmente por ahora, te recomiendo que empieces por la última parte. Sólo la diversión y el puro placer sin restricciones que podemos obtener durante un tiempo de nuestra vida que de otro modo se iría al cubo de la basura es más que suficiente para justificar el intento de conseguir alcanzar la lucidez en los sueños.

Te estarás preguntando justificadamente ¿Pero yo puedo tener sueños lúcidos? ¿Estás seguro? Estoy seguro. Está más que demostrado en laboratorios del sueño de todo el mundo que todos los humanos (¡y no solo!) soñamos por la noche mientras dormimos. Además también se sabe que los niños tienen con frecuencia sueños lúcidos, pero se van perdiendo a medida que nos hacemos mayores. Seguramente se deba al hecho de que los niños al estar aprendiendo todo sobre la vida mezclan la realidad, la imaginación, los sueños, la fantasía, lo que ven en la calle con lo que ven en la tele, etc… La mayoría de los soñadores lúcidos experimentados empezaron a disfrutar de los sueños lúcidos desde pequeños o jóvenes, y no los dejaron escapar.

En mi opinión, el problema es que a medida que los las personas crecen se van separando de sus sueños, y los problemas del día a día no ayudan. Hasta que llega un punto en que se toman los sueños como algo curioso, un error del cerebro sin mayor relevancia. Pero al contrario, hay mucha relevancia y mucho que explorar en los sueños. Desde aquí te invito a intentarlo. Lo primero que tienes que hacer es reconciliarte con tus sueños, volver a verlos como un niño. Si tienes hijos seguramente has vivido ese momento en el que ha contado con gran emoción un sueño fantástico que acaba de tener. ¡Ésa es la actitud! Ése exactamente es el punto de partida, por lo demás tener sueños lúcidos no es tan difícil. El único requisito necesario es saber que puedes tenerlos, saber que puedes estar consciente dentro de un sueño. Eso es todo lo que hace falta.

6 comentarios sobre “Qué son los sueños lúcidos

Agrega el tuyo

  1. Siempre he tenido la sensación que los “sueños lúcidos” son algo más profundo y de mayor significado para el ser humano; creo que sueños lúcidos y viajes astrales es la expresión de la misma cosa sólo que con diferentes estados de conciencia.
    Te felicito por tu blog es muy importante propagar y mantener vigente el tema.
    Si no es molestia, me gustaría que comentaras algunas de esas experiencias en las que dudas sobre si existen o no los viajes astrales; además de algunas experiencias tuyas con los sueños lúcidos ( la del planeta de chicle me causo gracia). Gracias!

    Me gusta

    1. Hola nr, sobre los viajes astrales la verdad es que prefiero no opinar por ahora, además no hay un consenso sobre qué son exactamente, parece que hay división de opiniones al respecto.

      Me gusta

      1. Gracias por responder. Si, me gustaría (de ser posible), saber en que aspectos de tu vida has visto los beneficios.

        Aparte de Laberge que literatura recomiendas. Gracias!

        Me gusta

      2. Es difícil de decir, porque los sueños lúcidos han estado siempre conmigo, forman parte de mí… me ayudan mucho por una parte a relativizar los problemas y a mantener un carácter tranquilo y paz interior, y por otra parte me hacen mantenerme constantemente consciente del momento presente.
        Aparte de LaBerge, Robert Wagonner también tiene muchos libros. El problema es que la mayoría son en inglés.

        Me gusta

  2. Desde que tengo depresión estoy soñando mucho. Antes, nunca. Siento que mi mente no me deja descansar de mis angustias. Estoy siempre con ganas de dormir, pero cuando duermo , todas las veces, los sueños son intensos y no placenteros. No podría decir pesadillas. Parecen guionados y los recuerdo a todos. Estoy confundida, porque no siento descansar. Es como na vida paralela.

    Me gusta

    1. Hola ale, disculpa, han pasado varios meses desde tu mensaje. ¿Cómo has progresado? La depresión no es un asunto leve, y es normal que esto se refleje en los sueños. ¿Te encuentras mejor?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: