Por qué soñamos

La investigación sobre los sueños ofrece variadas hipótesis, pero todavía no hay una respuesta definitiva a la pregunta de por qué soñamos.

La mayoría de las personas aceptan que los sueños contienen significado psicológico en alguna medida, pero esto no es muy concluyente. Freud les dio a los sueños una cierta mala reputación asociándolos a ansiedades y problemas psicológicos y sexuales. Por suerte las hipótesis de Freud han quedado obsoletas y algunos autores se atreven a remarcar que los problemas sexuales los tenía él. 😀

Por otra parte, Freud utilizó el análisis de los sueños para interpretar su lenguaje interno, que es dinstinto del pensamiento normal. Muchas personas encuentran este ejercicio enriquecedor. Yo personalmente no le encuentro mucho sentido a buscar teorías generales sobre los significados de los símbolos de los sueños, en mi opinión distintos elementos tendrán distintos significados para distintas personas e incluso para la misma persona en momentos distintos de su vida. En ese aspecto sí me parece un ejercicio enriquecedor, en la medida que nos permite explorar la parte inconsciente de nuestra mente.

J. Allan Hobson rechazó las hipótesis de Freud y lanzó la suya propia: los sueños se producen por los residuos neuroquímicos del cerebro, que producen la activación de neuronas de forma aleatoria. Según Hobson, el hecho de que en sueños vemos imagénes y escuchamos sonidos es simplemente la forma en que el cerebro interpreta estas señales aleatorias, este “ruido” residual que se produce en la fase REM. Sin embargo, muchos científicos señalan que los sueños no son del todo aleatorios, y que de alguna forma tienen sentido, y pueden tener un argumento complejo (aunque normalmente ilógico).

Otra hipótesis plantea que soñamos para “desatascar” al cerebro del exceso de información. Ya que constantemente recibimos nueva información tanto de forma voluntaria como involuntaria, esta hipótesis sugiere que la fase REM sirve para almacenar la información importante y olvidar la innecesaria. De esta forma los sueños servirían para organizar la información en el cerebro. Pero esta teoría no ha podido tampoco ser demostrada, y las críticas se centran en que por una parte el cerebro no es un simple almacén de información, y por otra que no todos los sueños contienen sucesos del mundo real, no tratan con datos relevantes para el día a día, sino con elementos abstractos.

Otros científicos han propuesto que los sueños se podrían producir como una forma de resolver problemas. Dado que durante los sueños tenemos a nuestro alcance elementos de nuestro inconsciente, tenemos acceso a una mayor cantidad de datos, y adеmás éstos se pueden asociar en los sueños de forma mucho más libre que durante la vigilia. Esta hipótesis también tiene críticas, la principal es que si durante los sueños nuestro inconsciente resuelve problemas útiles para nuestro día a día no parece muy lógico que después la mayor parte de dichos sueños caigan en el olvido al amanecer.

Finalmente, otros expertos proponen que los sueños pueden ayudar a superar los traumas. Pero como ya se sabe, en ocasiones las pesadillas parecen mantener estos traumas en el tiempo…

Por ahora la ciencia no puede dar una respuesta clara a la pregunta de por qué soñamos. Los soñadores lúcidos tenemos una razón convincente: para tener sueños lúcidos, claro.  🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: