Los signos de los sueños

Sobre los signos (o señales) de los sueños se pueden decir muchísimas cosas. Intentaré ir por orden y explicarme lo más claramente posible.

¿Qué son los signos de los sueños? En esencia es todo aquello que por su naturaleza sólo se puede dar en los sueños, y no mientras estamos despiertos. Esto es muy abstracto y como vamos a ver puede ser casi cualquier cosa.

Antes de nada, supongo que en este punto ya tienes una pequeña colección de tus propios sueños. Lo ideal sería que tuvieras al menos una docena más o menos para poder empezar a partir de algo, y si pueden ser más, mejor. Supongo que los has leído varias veces, léelos una más con cuidado… Habrá algunos normales, sin mayor historia, otros extravagantes, alguno especialmente impactante. Pero ahora viene el punto clave. Esta pregunta: ¿en qué se diferencian los sueños de la vigilia?

Evidentemente los sueños son distintos a la experiencia cuando estamos despiertos. De eso sobre todo nos damos cuenta al despertarnos de un sueño. En ese momento es obvio, absolutamente inequívoco que hemos tenido un sueño. Sin embargo es difícil explicar cuál es la diferencia de una forma definitiva.

Qué NO es una señal del sueño: El realismo de lo que estamos viviendo. Si pretendes encontrar que estás en un sueño atendiendo a la falta de realismo de la escena, lo vas a tener difícil, porque los sueños, mientras los estás soñando, son tan realistas como cualquier momento de tu vida diaria. Por eso buscar por esa zona es un camino que lleva a la frustración.

¿Por qué el realismo o la falta de realismo no es una señal de que estamos soñando? O dicho de otra forma, ¿por qué los sueños so tan realistas? Es por la forma en que nuestro cerebro funciona. La función del cerebro es hacer modelos de la realidad para poder ajustar el comportamiento del individuo al entorno que le rodea de la forma más adecuada para su supervivencia. Durante el día el cerebro recibe información de los sentidos y con todo ello hace un modelo de la realidad muy incompleto, pero suficientemente valioso para ser utilizado. Al final la diferencia entre el modelo de la realidad que nosotros manejamos y la realidad misma es parecida a la diferencia que hay entre un mapa y el territorio que representa.

Cuando vemos un árbol, en realidad no estamos viendo el árbol, lo que estamos viendo es la luz que este árbol refleja en nuestras retinas. Esto es de 2º de primaria, lo saben hasta los niños… En resumen, mientras estamos despiertos el cerebro recibe información actualizada y relativamente veraz, aunque muy parcial, de aquello que nos rodea.

Cuando estamos dormidos el cerebro no tiene apenas información de los sentidos. Solemos estar a oscuras y con los ojos cerrados, no oímos a no ser que haya algún sonido fuerte, etc. Entonces, ¿a partir de qué se generan los modelos en este momento? ¿De qué están hechos los sueños? Si no pueden estar generados por elementos externos, parece lógico que estén creados de elementos internos. Estos elementos internos son nuestras memorias, creencias, pensamientos, etc. Todo aquello que hemos vivido antes. A partir de esta información nuestra mente genera los sueños.

Dado que mientras estamos despiertos no dudamos de la realidad que nos rodea, y dado que los sueños están hechos a partir de nuestro pasado, es normal que durante los sueños no tengamos ninguna duda de que todo es real. ¡Bonito engaño! Esto por supuesto despierta reflexiones filosóficas muy trilladas a lo largo de la historia. La vida es sueño, decía Calderón. Podría ser. ¿Cómo lo podríamos distinguir? Ahí vamos…

El realismo no es una diferencia, pero hay dos cosas que son propias de los sueños.

  • Variabilidad. En los sueños todo es mucho más cambiante. Examina bien los sueños que llevas hasta ahora escritos. ¿Verdad que las cosas cambian muy rápido? Puedes estar hablando con una persona y transformarse en otra, o desaparecer. Te puedes girar y estar en una escena distinta, etc. Todo cambia mucho más fácilmente en los sueños. La realidad es sólida, los sueños son fluídos. Es normal, por el día nuestros sentidos le indican al cerebro un reflejo de del mundo, y ese mundo material es el que es, y aunque también puede ser muy cambiante (como el cambio del “paisaje” cuando vamos en el tren, giramos un poco la cabeza y vemos el “paisaje” del interior del tren) en general los sueños son muchísimo más cambiantes. Nuestro subconsciente tiene la capacidad de asociar unas cosas con otras de formas que conscientemente no sabemos, y por eso los sueños son tan ricos, variados y… bonitos.
  • Improbabilidad. Esta es la segunda característica fundamental de los sueños. Dado que no están restringidos por nada externo sólido, en los sueños las leyes de la realidad se rompen constantemente. Por un lado las leyes físicas y por otro las normas sociales. En el caso de las leyes físicas, es estrepitoso. Puedes estar en un quiosco comprando el periódico, decirle algo al quiosquero, bajar la mirada a coger el Marca y en lugar de eso ves la hoja del examen de Historia del instituto y ponerte e hacerlo… Y piensas: “Ah!!! Es verdad, que hoy había examen!! A ver las preguntas…” Absurdo y gracioso, pero bonito a su manera.

Estas son las dos características que tenemos que buscar para conocer nuestros sueños de forma útil para poder tener sueños lúcidos. Todo lo que cumpla una de estas dos características es un signo de que puedes estar soñando. Tenemos que investigar en nuestro cuaderno de sueños todo lo que sea a) Cambiante y b) Improbable (o imposible).

Esto es lo que diferencia a los sueños de nuestra vida diaria. El realismo o su falta de él NO son indicativos de nuestro estado. Es difícil de entender al principio, pero es así 😀

Por otra parte además de buscar todo aquello cambiante e improbable en tu cuaderno de sueños también es muy útil que busques en tu día a día mientras estás despierto todas estas cosas, y cada vez que estés en una situación rápidamente cambiante o cuando seas testigo de algo improbable te plantees seriamente si estás soñando o no. Es un ejercicio bastante divertido. Yo lo llevo haciendo durante muchos años, ni lo pienso, estoy siempre buscando: ¿Qué es lo que no encaja aquí? ¿Qué es lo que no está del todo bien…?
¡Es cuestión de practica!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: