Cómo recordar tus sueños

Esta es una breve introducción con los consejos y herramientas más conocidos para ayudarte a aprender cómo recordar tus sueños.

Cuántos sueños eres capaz de recordar en tu día a día es la señal más clara de cómo de cerca estás de tener sueños lúcidos. Hay personas que tienen mucha mayor facilidad para recordar sus sueños que otras, pero en general para tener sueños lúcidos es condición indispensable recordar los sueños con mucha frecuencia, me atrevería a decir que más de uno por noche. Desde luego todos los días. Si los sueños forman parte de nuestra vida diaria es mucho más fácil que recordemos su existencia mientras soñamos.

Todavía hoy hay personas que piensan que no soñamos todos los días, pero lo cierto es que aunque no lo recordemos, soñamos algo todas las noches.

Y todos soñamos todos los días porque soñamos siempre que estamos en la fase REM del sueño. Durante una noche normal viviremos entre 4 y 6 fases REM, por lo tanto en una noche tenemos varios sueños. De hecho durante una noche, si juntamos todos los trozos de sueño REM resulta aproximadamente una hora y media. Una hora y media de sueños. Y los segmentos más largos de sueño REM se producen hacia el final de la noche.

Parece entonces elemental que la primera recomendación para recordar nuestros sueños sea aumentar en la medida de lo posible el tiempo de sueño REM. Aumentarlo artificialmente es una tarea complicada, así que nos conformaremos con no reducirlo. La mejor forma de conseguirlo es durmiendo suficientes horas. Si no duermes lo suficiente es contraproducente que intentes tener sueños lúcidos, o intentar recordar tus sueños. Si sólo duermes 5-6 horas al día, estás recortando la parte de la noche en la que las fases de sueño REM son más largas. Te lo estás poniendo difícil a ti mismo. Si es tu caso, yo te recomiendo que intentes dormir más, y si no puedes temporalmente, aplaza tus intentos para una ocasión más propicia. De todos modos el cerebro necesita dormir, se puede incluso morir por falta de sueño, aparte de que cuando dormimos menos estamos de peor humor, tenemos problemas de memoria, de atención, etc. Te recomiendo que hagas lo posible por tener un período de sueño de al menos 7-8 horas, hazlo por tu salud y la de las personas que te tienen que soportar día a día.

Como último recurso, si no puedes dormir tanto durante la semana, aprovecha los fines de semana para dormir más. Tu cerebro te agradecerá el tiempo extra para entrar en la fase REM y recuperar un poco del sueño perdido.

El siguiente paso una vez que tienes asegurada una cantidad de sueño REM suficiente cada día es empezar un cuaderno (o un diario) de sueños. Si ves que después de varios días tu cuaderno está en blanco, hay un atajo. La forma más rápida de empezar el cuaderno y tener varios sueños en un solo día es elegir un día que nos podamos levantar más tarde y la noche anterior despertarte después de 4 horas y media. Casi seguro que en ese momento estabas soñando y en ese momento puedes apuntar notas en tu cuaderno. Pon la alarma para dentro de una hora y media y repite el proceso hasta que finalmente te levantes de la cama. Es una aproximación que puede parecer radical pero realmente funciona. Los intervalos de tiempo tienen su explicación, hablaremos más sobre ello más adelante.

Otro elemento clave para recordar los sueños es la motivación. La forma más fácil de recordar los sueños es proponérselo, eso es todo lo que hay. Tienes que creer desde lo más profundo de tu corazón que cuando te despiertes vas a recordar lo que estabas soñando. Si quieres puedes repetir afirmaciones durante el día y mientras te duermes del tipo “mañana me despertaré recordando lo que sueñe”. Si mientras hace eso piensas y visualizas sueños anteriores estarás aumentando la probabilidad de que se haga realidad.

Finalmente algo fundamental es tener un estilo de vida saludable. Si haces deporte de manera regular, tienes una dieta variada, no fumas y no bebes alcohol, tus probabilidades de recordar tus sueños son mayores. Además de que serás más feliz naturalmente. No hace falta estar dos horas al día en el gimnasio, con un poco de ejercicio cada día es suficiente. Fumar es malo para todo, de hecho si fumas no sé qué haces perdiendo el tiempo leyendo sobre los sueños lúcidos. Deja de fumar primero, hay muchos métodos. El alcohol es particularmente malo para la fase REM, lo mismo pasa con la marihuana. Aunque después se produce un efecto rebote, lo mejor es abandonar el consumo de sustancias tóxicas y llevar una vida sana para dormir bien y así aumentar la cantidad y calidad de nuestros sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: